¡Queremos saber que piensas de este contenido!
Love
Haha
Wow
Sad
Angry

¿Qué es un modelo
de negocio?

Un modelo de negocio es aquel documento que se desarrolla para ser implementado en el día a día de la organización y tiene como objetivo definir protocolos, procedimientos, equipo, suministros, proyecciones financieras, mercadotecnia, entre otros temas.

En nuestra empresa, desarrollamos el modelo de negocio de su empresa. Nos reunimos presencial o de forma online, conocemos su empresa, nos involucramos y de ahí comenzamos a tratar cada aspecto de su organización, con el fin de poder consolidarla.

Lo primero es conocer y entender la situación actual de su empresa.

Definir status actual
de su empresa.

Para comenzar con el desarrollo del modelo de negocio de su empresa, es necesario saber en qué estado se encuentra ésta. Analizando aspectos administrativos, financieros, de marca, branding, operaciones, recursos humanos, objetivos organizacionales, procesos, protoclos internos y externos y otros.

Con estas actividades, podremos diagnosticar el estado en el que se encuentra la organización, y con ello, determinar necesidades, objetivos y pasos a seguir.

Posterior a aquello, definimos nuestra identidad de marca.

Definir nuestra
identidad.

Para comenzar, debemos definir quiénes queremos llegar a ser:

  • Identificar nuestra imagen corporativa, mediante un manual de marca.
  • Misión, visión y valores. (no la parafernalia de siempre)
  • Metodología de trabajo y fundamentos de la organización.
  • Cultura organizacional.
  • Branding.
  • Equipo y suministros.
  • Relación con proveedores.
  • Formas y metodologías en los procedimientos.

Posterior a aquello, definimos nuestra identidad de marca.

Creamos una planificación
financiera.

Uno de los puntos más importantes en la empresa, es tener las finanzas de la empresa en regla, no solo en temas administrativos, sino que también, en proyecciones al corto y mediano plazo.

Al comenzar con este ítem, debemos responder las siguientes cuestiones:

  • ¿Cuánto ganamos?
  • ¿Cuánto gastamos?
  • ¿Cómo gastamos?
  • ¿Cuanto pagamos?
  • ¿A quiénes contratamos?
  • ¿Cuánto crecemos?
  • ¿Cuánto queremos ganar al corto plazo?
  • ¿Cuánto queremos ganar al mediano plazo?

Posterior a aquello, definimos quién será parte de nuestra organización.

Definimos nuestra estructura
organizacional.

Uno de los puntos más importantes en la empresa, es tener las finanzas de la empresa en regla, no solo en temas administrativos, sino que también, en proyecciones al corto y mediano plazo.

Al comenzar con este ítem, debemos responder las siguientes cuestiones:

  • ¿Cuánto ganamos?
  • ¿Cuánto gastamos?
  • ¿Cómo gastamos?
  • ¿Cuanto pagamos?
  • ¿A quiénes contratamos?
  • ¿Cuánto crecemos?
  • ¿Cuánto queremos ganar al corto plazo?
  • ¿Cuánto queremos ganar al mediano plazo?

Posterior a aquello, definimos nuestra identidad de marca.

Creación de
procedimientos
y protocolos.

Si queremos que la empresa funcione como tal, debemos entender que no pueden haber temas ni decisiones al azar o “dependiendo de la situación vemos como actuamos”, ya que eso lo hace informal, poco serio y somos nosotros mismos los que, con estas acciones, frenamos el crecimiento de nuestra organización.

Es por esto que, se hace altamente necesaria la creación y posterior implementación de procedimientos y protocolos de acción para todas las áreas de la empresa y para cada situación.

Los procedimientos son aquellos manuales que nos indican las etapas o fases de una determinada área en nuestra empresa, como por ejemplo, los procedimiento de atención al cliente, de cómo se debe almacenar un producto, como repartirlo, o cómo realizar una visita técnica. Todos estos son procedimientos.

Los protocolos, a su vez, son parte de los procedimientos, y su principal función es decirnos qué y cómo actuar en dichos procedimientos. Por ejemplo, cómo saludar y despedirse de un cliente, cómo llegar una determinada documentación, qué música y vestimenta poner en nuestras instalaciones, entre otros, lo que hace muy necesaria la implementación de estos en nuestra empresa.

Todo lo anterior, bien ejecutado hará que los clientes de su empresa lo perciban de forma seria, confiable y estructurada.

Crear un estándar
de calidad
de primer
nivel.

Nada de lo que hagamos, por muy buen producto que sea, y por muy bueno que seamos en ello, dará resultados si todo, como conjunto en nuestra organización, no tiene un alto estándar de calidad.

Pero, ¿qué es y cómo definimos ese estándar?

En palabras simples, “Hacerlo excelente, cada vez mejor y cada vez dar más de lo esperado”. De esta forma los clientes, notarán muy asombrados el estándar de calidad que su empresa le entrega con cada servicio.

Suena bien, pero no es nada simple implementarlo, y va de la mano con cada área de la empresa y depende de todos. Un simple pero importante error puede perjudicar la percepción del estándar de calidad para nuestros clientes, y con ello, perder todos los esfuerzos realizados.